Entrega a Península y Baleares en 24/48h

Gastos de envío GRATIS a partir de 90€ de compra

Descubre el poder de una fruta.

Creemos firmemente que unas buenas cerezas provocan una sonrisa fácil.

cerezas

¿Te gusta provocar un efecto mayor que una simple sonrisa? 

Allá donde vayas, lleva contigo una caja de cerezas Temptació.

Descubre el poder de una fruta.

Creemos firmemente que unas buenas cerezas provocan una sonrisa fácil.

¿Te gusta provocar un efecto mayor que una simple sonrisa? 

Allá donde vayas, lleva contigo una caja de cerezas Temptació.

Descubre el poder de una fruta.

Creemos firmemente que unas buenas cerezas provocan una sonrisa fácil.

cerezas

¿Te gusta provocar un efecto mayor que una simple sonrisa? 

Allá donde vayas, lleva contigo una caja de cerezas Temptació.

Cerezas Temptació, más que fruta.

Todo nuestro amor para promover grandes momentos!

las mejores cerezas

¿Si pudieras crear un encuentro perfecto, cómo sería?

Sabemos que la mejor compañía es el ingrediente necesario para lograr vivir grandes momentos. Y si es con un detalle bonito y sabroso sobre la mesa, el momento pinta especial.

Nuestro trabajo es mucho menos importante que lo que aprecias al tener en tus manos una caja de cerezas Temptació. 

¡¡ADVERTENCIA!! No son sólo fruta. 

Provocan: 

Brillo en los ojos

Hipersalivación

Actos reflejos

Gran poder de adicción.

Cerezas Temptació, más que fruta.

Todo nuestro amor para promover grandes momentos!

¿Si pudieras crear un encuentro perfecto, cómo sería?

Sabemos que la mejor compañía es el ingrediente necesario para lograr vivir grandes momentos. Y si es con un detalle bonito y sabroso sobre la mesa, el momento pinta especial.

Nuestro trabajo es mucho menos importante que lo que aprecias al tener en tus manos una caja de cerezas Temptació. 

¡¡ADVERTENCIA!! No son sólo fruta. 

Provocan: 

Brillo en los ojos

Hipersalivación

Actos reflejos

Gran poder de adicción.

las mejores cerezas
¿Estás list@ para probar El Reto?
cerezas burlat

Trata de sentarte con una caja de cerezas Temptació delante y cómete sólo una.

¿Estás list@ para probar El Reto?
cerezas burlat

Trata de sentarte con una caja de cerezas Temptació delante y cómete sólo una.

¿Qué se esconde tras su carita sonrojada?

No les creas si te dicen que son tan inocentes!

Si tu intención es comer sólo unas pocas, no las mires mucho, porque con su cara colorada no hacen más que intentar que las devores como si no hubiera un mañana.

Intentarán sucumbir todos tus sentidos, las ves y no te puedes resistir, la coges y duran en tus manos una milésima de segundo, pero… cuando te las llevas a la boca ya has dado el paso que no tiene marcha atrás y zasss estallido de sabor. ¿Cómo vas a comer tan poquitas? 

¿Qué se esconde tras su carita sonrojada?

No les creas si te dicen que son tan inocentes!

Si tu intención es comer sólo unas pocas, no las mires mucho, porque con su cara colorada no hacen más que intentar que las devores como si no hubiera un mañana.

Intentarán sucumbir todos tus sentidos, las ves y no te puedes resistir, la coges y duran en tus manos una milésima de segundo, pero… cuando te las llevas a la boca ya has dado el paso que no tiene marcha atrás y zasss estallido de sabor. ¿Cómo vas a comer tan poquitas? 

Cerezas Temptació

Atrévete a pecar. Sólo una vez.

Cerezas Temptació

Atrévete a pecar. Sólo una vez.

¿Sabor VS Frescura?

En Temptació Fruits van de la mano

Producidas con amor

¿A qué sabe el amor?
Sabe a Cerezas Temptació, sin duda.
Todo el sabor en el trabajo bien hecho.

Entrega en 24h

Nosotr@s las cosechamos y tú las recibes antes de 24h desde que las cerezas entran en su caja.

100% frescura

Del árbol a tus manos directamente. Sin pasar por procesos de conservación.
Sólo el frescor del rocío de la mañana.

La boda perfecta

Dulce & Salado

¿Con quién te casarías? ¿Con la cocina tradicional o con la cocina fusión?

No hay una respuesta mágica ni una fórmula secreta. Esto va más de un prueba y acierta.

Y eso sí, disfruta creando y sobre todo comiendo y ya luego cásate con quién quieras!

La boda perfecta

Dulce & Salado

¿Con quién te casarías? ¿Con la cocina tradicional o con la cocina fusión?

No hay una respuesta mágica ni una fórmula secreta. Esto va más de un prueba y acierta.

Y eso sí, disfruta creando y sobre todo comiendo y ya luego cásate con quién quieras!

L@s niñ@s y las cerezas

¿Has jugado alguna vez a encontrar cerezas?

La cara de sorpresa cuando l@s más pequeñ@s ven por primera vez un árbol cargado de cerezas, es lo más.

Y ya ni contar cuando pueden buscarlas ell@s mism@s, escondidas bajo las hojas, a veces hacen carreras para llenar su cajita antes que su contrincante. 

“Cosechadas por mí”, así les gusta llamarlo. 

“No se lo digas a mamá” lo llaman cuando todas las cerezas que cogen se las comen antes de que lleguen a su caja.

Cuéntame el secreto!

Shhhh!! No se lo digas a nadie.

Allá por la primavera de finales del siglo XX un@s forof@s de la vida campestre desempolvaron la caja de los secretos de cultivo de cerezas de sus abuelos y bisabuelos y se remangaron los pantalones, poniendo unos pellizcos de locura y atrevimiento a la dedicación y pasión por el trabajo de campo y la vida de pueblo.

Tras algo más de 20 años podríamos decir que el secreto cerecero ha quedado a salvo y al abasto de los paladares más sibaritas y su pequeña gran locura hecha realidad.

Cuéntame el secreto!

Shhhh!! No se lo digas a nadie.

Allá por la primavera de finales del siglo XX un@s forof@s de la vida campestre desempolvaron la caja de los secretos de cultivo de cerezas de sus abuelos y bisabuelos y se remangaron los pantalones, poniendo unos pellizcos de locura y atrevimiento a la dedicación y pasión por el trabajo de campo y la vida de pueblo.

Tras algo más de 20 años podríamos decir que el secreto cerecero ha quedado a salvo y al abasto de los paladares más sibaritas y su pequeña gran locura hecha realidad.

Cuéntame el secreto!

Shhhh!! No se lo digas a nadie.

Allá por la primavera de finales del siglo XX un@s forof@s de la vida campestre desempolvaron la caja de los secretos de cultivo de cerezas de sus abuelos y bisabuelos y se remangaron los pantalones, poniendo unos pellizcos de locura y atrevimiento a la dedicación y pasión por el trabajo de campo y la vida de pueblo.

Tras algo más de 20 años podríamos decir que el secreto cerecero ha quedado a salvo y al abasto de los paladares más sibaritas y su pequeña gran locura hecha realidad.

Los milagros ocurren, la prueba...

Cerezas Temptació.

Cuando despertó de su siesta no podía creer que lo que veía sobre la mesa de la cocina fuese real. 

En un ir y venir de la vigilia a la realidad, ella seguía soñando. Aquel cesto de cerezas frescas la atraía como a Eva la manzana prohibida.

Las tocó pero seguía dudando, intentó resistirse a la tentación y le fue totalmente imposible, no le quedó más remedio que comerse una para salir de dudas. En los sueños no tienen tanto color, pensó, no me miran con esa carita, en los sueños no parece que me llamaran a mí, sólo a mí.

Había ocurrido el milagro, en un instante comprobó que el pecado estaba entre sus dientes y ya no había marcha atrás. 

Que me llamen pecadora, no voy a comerme sólo una, eso sería seguir soñando.

Los milagros ocurren,
la prueba...

Cerezas Temptació

Cuando despertó de su siesta no podía creer que lo que veía sobre la mesa de la cocina fuese real. 

En un ir y venir de la vigilia a la realidad, ella seguía soñando. Aquel cesto de cerezas frescas la atraía como a Eva la manzana prohibida.

Las tocó pero seguía dudando, intentó resistirse a la tentación y le fue totalmente imposible, no le quedó más remedio que comerse una para salir de dudas. En los sueños no tienen tanto color, pensó, no me miran con esa carita, en los sueños no parece que me llamaran a mí, sólo a mí.

Había ocurrido el milagro, en un instante comprobó que el pecado estaba entre sus dientes y ya no había marcha atrás. 

Que me llamen pecadora, no voy a comerme sólo una, eso sería seguir soñando.

Los milagros ocurren, la prueba...

Cerezas Temptació.

Cuando despertó de su siesta no podía creer que lo que veía sobre la mesa de la cocina fuese real. 

En un ir y venir de la vigilia a la realidad, ella seguía soñando. Aquel cesto de cerezas frescas la atraía como a Eva la manzana prohibida.

Las tocó pero seguía dudando, intentó resistirse a la tentación y le fue totalmente imposible, no le quedó más remedio que comerse una para salir de dudas. En los sueños no tienen tanto color, pensó, no me miran con esa carita, en los sueños no parece que me llamaran a mí, sólo a mí.

Había ocurrido el milagro, en un instante comprobó que el pecado estaba entre sus dientes y ya no había marcha atrás. 

Que me llamen pecadora, no voy a comerme sólo una, eso sería seguir soñando.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad